Columna en La Tarde: Todavía es tiempo

septiembre 27, 2009 en Blog, La Tarde

Hoy domingo son las elecciones internas del liberalismo para elegir directorios. También para escoger el próximo candidato a la presidencia.

En cada elección, por irrelevante que parezca, se juega en cierta medida el destino de las comunidades. Es el caso de estas elecciones. Pereira y Risaralda, de mayorías liberales, deciden este domingo buena parte de su suerte.
En manos de quién quedará el liberalismo, determinará en cierta forma en manos de quién quedarán Pereira y el departamento durante los próximos años. Los alcaldes, concejales, diputados y gobernadores de origen liberal que se elijan dentro de dos años, así como los congresistas liberales que se elijan el año entrante, saldrán del resultado de las urnas de hoy domingo.

Continue reading “Columna en La Tarde: Todavía es tiempo” »

Notas desde el desierto

septiembre 11, 2009 en Blog, En qué anda Marulanda

Viajo a Riohacha, vengo de Valledupar. Amaneci en Villanueva (Guajira) en donde estuve desde la tarde del domingo, reunido con esta gente humilde, digna y batalladora, que en Colombia llamamos “el pueblo”. Pasamos por Munguí, 38 grados en la sombra.

Continue reading “Notas desde el desierto” »

Columna en El Tiempo: “La mala economía mata”

septiembre 3, 2009 en El Tiempo, En los medios

20090903-el-tiempo

El Tiempo, Septiembre 3 de 2009
Artículo completo en formato PDF

La mala economía mata
Cuando asesinan en tantas partes a tanta gente, como ocurre en Colombia, hay inseguridad. No importa quién tira del gatillo, si el guerrillero, el ‘para’ o el sicario, el soldado o el policía.
Por donde paso, encuentro regueros de muertos. Vengo de Sincelejo, dos y tres al día. Pasé por Córdoba, más de 350 este año. En Medellín, más de 1.100 en seis meses. En Bogotá, otros tantos. En fin, los esfuerzos de seguridad son fallidos, aunque costosos.

Continue reading “Columna en El Tiempo: “La mala economía mata”” »

Galán Revolucionario

agosto 17, 2009 en Blog

Luis Carlos Galán y yo fuimos senadores por el Nuevo Liberalismo en el período 1986-1990. Aquí aparecemos durante una de las sesiones plenarias del Senado.

Luis Carlos Galán y yo fuimos senadores por el Nuevo Liberalismo en el período 1986-1990. Aquí aparecemos durante una de las sesiones plenarias del Senado.

Dedico este escrito
a los hijos de Galán
y a mis hijos.

Si Galán estuviera vivo, se opondría con todas sus fuerzas al actual gobierno. Los que dicen ser sus discípulos y hacen parte de la coalición uribista, serían sus enemigos políticos. La corrupción, la parapolítica, el abandono de los pobres, la violencia, la politiquería, el desprecio por los derechos humanos y por la democracia, que son los rasgos con los que el actual régimen se caracterizará ante la historia, repugnarían a la formación ética de Galán y resumen en una sola realidad de Estado, todo lo que constituyó la razón de ser de su vida y su muerte. Aquello contra lo cual luchó y por lo que fue asesinado.

Continue reading “Galán Revolucionario” »

El cambio de Presidente

agosto 10, 2009 en Blog, La Tarde

Está bien, no admitiremos que otros presidentes le falten al respeto al primer mandatario colombiano ni haremos nada que debilite la posición del país en el panorama internacional. En la defensa de nuestras fronteras y de los intereses de la nación estamos fuertes y unidos los colombianos.

Continue reading “El cambio de Presidente” »

El regreso del Liberalismo al Partido Liberal

julio 30, 2009 en Blog

Soy precandidato Liberal a la Presidencia de la República. El lema de mi campaña en la Consulta Popular es: “EL REGRESO DEL LIBERALISMO AL PARTIDO LIBERAL”.

El Partido Liberal de tiempo atrás dejó de ser liberal. Abandonó la ética y los compromisos sociales del liberalismo. Es por lo que la gente común y corriente le quitó sus afectos y dejó de confiarle su representación. Se dieron cuenta de que había pasado a actuar desde el poder del Estado, en contravía de los intereses de las mayorías y a comportarse de manera distinta a como piensan y actúan los liberales. Despreciando las ideas, los programas, los modales, las obligaciones del liberalismo.

Continue reading “El regreso del Liberalismo al Partido Liberal” »

En vez de buscar alianzas con Germán Vargas Lleras y Juan Manuel Santos, el Liberalismo los debe derrotar.

julio 15, 2009 en Blog

Declaración de Iván Marulanda, precandidato Liberal a la Presidencia.

El expresidente César Gaviria, Director Nacional del Liberalismo, igual que el precandidato Rafael Pardo, quieren ir a consulta interpartidaria con Germán Vargas Lleras de Cambio Radical, para escoger candidato presidencial unificado y presentarlo en las elecciones de 2010 con el aval del Partido Liberal. Vargas Lleras promueve también la iniciativa.

Continue reading “En vez de buscar alianzas con Germán Vargas Lleras y Juan Manuel Santos, el Liberalismo los debe derrotar.” »

República Bananera

julio 11, 2009 en Blog, La Tarde

Los intentos de la segunda reelección presidencial parecen definitivamente fallidos. De esa aventura quedarán frustraciones para los promotores y varios procesos penales que los tendrán durante años en los tribunales de justicia y a no pocos de ellos en la cárcel.

Las honduras de Honduras

julio 5, 2009 en Blog

Honduras está metida en tremendo lío. Sacaron a tiros de la cama al Presidente del país, lo llevaron empijamado en avión y lo dejaron tirado en el aeropuerto de San José de Costa Rica, como hacen en los pueblos colombianos con los locos. Los recogen de las calles en volquetas a la media noche y los dejan tirados en las poblaciones vecinas.

La Comunidad Internacional está cerrada a la banda en que el señor Zelaya debe ser restituido en el cargo, o de lo contrario bloquean al país, no importa los sufrimientos que se desprendan, sobre todo para la gente pobre que vive de las ayudas del exterior, del comercio, de los proyectos que se financian con créditos externos.

Pero tienen razón. Aceptar lo que ocurrió, sería legitimar la arbitrariedad y la fuerza bruta. Nadie quiere regresar a los tiempos de esa América Latina de la década de los setentas y ochentas, fresca en la memoria, dominada por sátrapas encaramados a la silla de los presidentes en hombros de matones y sostenidos a punta de bala, salas de torturas, calabozos, atropellos y terror.

Parecía que las urnas se estaban aclimatando en la región y que, aún cuando fuese mascando freno y con la rabia contenida, los contrarios al régimen se aguantaban los gobernantes contrarios mientras llegaban las elecciones.

Los pueblos se estaban civilizando, eso creíamos. Esperaban a que terminaran los períodos, se organizaban para ir a elecciones y armaban sus batallas de discursos y diatribas, dentro de la ley, sin lacerarse las entrañas.

Lo de Honduras es un campanazo. Si nos descuidamos, regresamos al despeñadero de revoluciones y contrarrevoluciones en las que la gente se mata y los países se destruyen en matanzas, odios y miseria. Ese desmadre todavía tiene su regusto para mucha gente salvaje y desaforada que no se acomoda a la civilización, sino que le gusta mandar y disponer, ametralladora en mano. Es el juego macabro y bárbaro del todo o nada.

Zelaya, el presidente derrocado, se la buscó. Se puso de malicioso, dizque a hacer encuestas con urnas ¡cuándo se había visto! y por ese camino irse quedando en el puesto quién sabe hasta cuándo. Avivato y ambicioso.

Como otros presidentes latinoamericanos que andan haciendo trampas por este vecindario, para no devolver el puesto. El de Colombia, por ejemplo. Ya se quedó cuatro años más de lo que le tocaba, comprando votos a punta de notarías, embajadas y plata ajena. De corruptelas y abusos.

Estos tipos se meten en el cuento de que son insustituibles, montan el caballo y arrancan a avasallar lo que se les atraviese. Matan, persiguen, amenazan, mienten, violan constituciones, se alían con asesinos, hacen fraude… lo que sea… ¡para nada! al fin de cuentas, que merezca tanta pena… alucinados que si no están envueltos en banderas y bandas tricolores, se sienten en pelota. Sin importarles que su locura esteriliza las mentes y anega las praderas de sangre.

[Publicado Originalmente en La Tarde, Julio 5 de 2009]

Nos llegó el coletazo

junio 30, 2009 en Blog

Los Jefes de Estado no son técnicos, manejan contextos sociales, políticos, económicos, internacionales. No minucias. Tienen ideas fundamentales que inspiran sus programas.

Soy economista, pero hablo como político, con las ideas del liberalismo. Los colombianos necesitamos presidentes que miren el bosque, no los árboles.

Me refiero a la concepción de la economía y de las instituciones, temas cruciales en esta época de crisis mundial. La economía es un campo de acción en el que los factores de producción canalizan sus energías por entre una trama de instituciones que se articulan y complementan. Por allí discurren los agentes económicos para producir y consumir.

La madurez de las economías, su credibilidad, su eficacia, su poderío lo determina la solidez de las instituciones. Cuando son precarias, erráticas, la economía no fluye, las energías productivas no pueden desplegarse. Hay desempleo, la producción no crece, el costo de vida sube, aumenta la pobreza. Es lo que está ocurriendo en Colombia.

Todas las instituciones políticas y sociales son en alguna medida importantes para la economía. La Justicia, los cuerpos de seguridad del Estado, el Congreso, la diplomacia, los gremios, los sindicatos, las ONGs, los establecimientos educativos, los centros de investigación, la diplomacia, los servicios sociales, el sistema financiero, juegan papeles críticos en la economía. Hablar de economía a espaldas de las instituciones, es tontería. Buenas políticas con malas instituciones, no funcionan.

Soy amigo de la propiedad privada, fui ponente del derecho de propiedad en la Comisión 5ª de la Asamblea Constituyente. Defiendo la libertad de mercados y como liberal reconozco que las dinámicas económicas y sociales están sujetas a las libertades de los agentes económicos y de la sociedad, para tomar decisiones y asumir riesgos.

Pero sé que ninguna nación desarrollada ha logrado crecer sin la intervención del Estado, intervención que en el caso colombiano está prevista a lo largo y ancho de la Constitución, para la preservación del bien común, de los derechos humanos y del equilibrio ambiental. Y para dirigir la economía e impulsar el progreso. Esas son nuestras instituciones, no las dejan operar.

A Colombia la vienen gobernando regímenes ultra conservadores que han impedido la maduración de un Estado moderno y eficiente que promueva el crecimiento económico y la igualdad social. De sobremesa, se ponen de gorra la Constitución. Esas fallas han costado.

Se concentraron poderes en manos de particulares, que sin obligaciones con la comunidad, asumieron decisiones que afectan a todos, consumidores, ahorradores, trabajadores, a la ecología y acapararon recursos estratégicos, sin dar cuenta de sus actos. La economía colombiana enriquece sin medida a pocos y deja tendidos a muchos.

Igual pasó a los países ricos y están quebrados tratando de organizar el Estado garantista que no querían tener. La ruina los convenció, cuando ya para qué. A Colombia llegó el coletazo. Ojala no nos acabe antes de rectificar, con otro gobierno y otras ideas.

Switch to our mobile site