Iván Marulanda

Nos llegó el coletazo

Nos llegó el coletazo

Los Jefes de Estado no son técnicos, manejan contextos sociales, políticos, económicos, internacionales. No minucias. Tienen ideas fundamentales que inspiran sus programas.

Soy economista, pero hablo como político, con las ideas del liberalismo. Los colombianos necesitamos presidentes que miren el bosque, no los árboles.

Me refiero a la concepción de la economía y de las instituciones, temas cruciales en esta época de crisis mundial. La economía es un campo de acción en el que los factores de producción canalizan sus energías por entre una trama de instituciones que se articulan y complementan. Por allí discurren los agentes económicos para producir y consumir.

La madurez de las economías, su credibilidad, su eficacia, su poderío lo determina la solidez de las instituciones. Cuando son precarias, erráticas, la economía no fluye, las energías productivas no pueden desplegarse. Hay desempleo, la producción no crece, el costo de vida sube, aumenta la pobreza. Es lo que está ocurriendo en Colombia.

Todas las instituciones políticas y sociales son en alguna medida importantes para la economía. La Justicia, los cuerpos de seguridad del Estado, el Congreso, la diplomacia, los gremios, los sindicatos, las ONGs, los establecimientos educativos, los centros de investigación, la diplomacia, los servicios sociales, el sistema financiero, juegan papeles críticos en la economía. Hablar de economía a espaldas de las instituciones, es tontería. Buenas políticas con malas instituciones, no funcionan.

Soy amigo de la propiedad privada, fui ponente del derecho de propiedad en la Comisión 5ª de la Asamblea Constituyente. Defiendo la libertad de mercados y como liberal reconozco que las dinámicas económicas y sociales están sujetas a las libertades de los agentes económicos y de la sociedad, para tomar decisiones y asumir riesgos.

Pero sé que ninguna nación desarrollada ha logrado crecer sin la intervención del Estado, intervención que en el caso colombiano está prevista a lo largo y ancho de la Constitución, para la preservación del bien común, de los derechos humanos y del equilibrio ambiental. Y para dirigir la economía e impulsar el progreso. Esas son nuestras instituciones, no las dejan operar.

A Colombia la vienen gobernando regímenes ultra conservadores que han impedido la maduración de un Estado moderno y eficiente que promueva el crecimiento económico y la igualdad social. De sobremesa, se ponen de gorra la Constitución. Esas fallas han costado.

Se concentraron poderes en manos de particulares, que sin obligaciones con la comunidad, asumieron decisiones que afectan a todos, consumidores, ahorradores, trabajadores, a la ecología y acapararon recursos estratégicos, sin dar cuenta de sus actos. La economía colombiana enriquece sin medida a pocos y deja tendidos a muchos.

Igual pasó a los países ricos y están quebrados tratando de organizar el Estado garantista que no querían tener. La ruina los convenció, cuando ya para qué. A Colombia llegó el coletazo. Ojala no nos acabe antes de rectificar, con otro gobierno y otras ideas.

1 comentario

A German Vargas no lo veo ni como liberal, ni muchos menos de origen liberal, despues de haber tomado la decisión de retirarse de la colectividad liberal el abandonó la tesis y las banderas del partido y pasó a respaldar la tesis de la «Derecha» y la Seguridad democratica » bandera de este gobierno, ahora como el señor Uribe lo tilda de contradictor y opositor ahora si es de origen liberal y quiere el apoyo del partido lo cual es ilogico, no tiene presentación, ni coherencia, solo busca los votos y apoyo de los liberales para llegar, y los liberales de convicción,que hemos defendido las banderas de nuestra colectividad que hemos luchado para recuperar el poder en el 2010 le decimos a German Vargas que no estamos de acuerdo que el Congreso de diciembre los Liberales le diremos un «NO » rotuna esta pretensión y desfachatez del señor Vargas LLeras. Por Liberales como yo no tendra nuestro respaldo este señor es un oportunista, abandono las ideas del liberalismo y ahora viene con el cuento que para su s intereses personales y ambiciosas desea el apoyo del liberalismo «MAMOLA» para German Vargas.
SONIA RACINES VELASQUEZ

Los comentarios están cerrados.