Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /home/maruland/public_html/wp-content/plugins/seo-ultimate/modules/class.su-module.php on line 1195 Es bueno que lo sepan | Iván Marulanda

Iván Marulanda

Es bueno que lo sepan

Es bueno que lo sepan

Hace poco más de 45 años que probamos en entorno de mis allegados el secuestro. El desenlace fue fatal. Con el correr del tiempo, se fueron agregando al rosario otras cuentas amargas. Pocas de esas personas amigas regresaron vivas o llevaron el resto de sus vidas a cabalidad. El secuestro es horrendo, destruye a las víctimas y a sus familias.

Para completar, quienes sufren ese martirio se convierten en objetos políticos, tanto de los secuestradores, como del gobierno. Los unos secuestran para ganar puntos en sus guerras y el gobierno se niega al Acuerdo Humanitario para consolidar el respaldo de la ciudadanía.

En el trance de los unos con su crueldad y los otros con su intransigencia, han muerto numerosas personas. MIs amigos y amigas fallecidos, seres admirables.

No discutiré más el punto. Cuando llegue otro presidente, habrá Acuerdo Humanitario en pocos días y entonces se sabrá que los padecimientos y las discusiones de estos ocho últimos años, fueron estúpidos. Que se perdieron vidas sin necesidad por cuenta de la política, de la propaganda, de la imagen, de los votos. De terroristas que hacen política con el secuestro y del gobierno que también hace política en ese escenario macabro.

He escrito innumerables veces sobre el tema y no le encuentro sentido a insistir. Sería inútil. Es darles la razón a las partes. Si nadie les para bolas, dejan de ser poderosos en sus acciones y en sus posiciones.

Este problema al fin de cuentas no es de razones, sino político. Quienes secuestran no van a dejar de hacerlo, solo liberarán a las víctimas cuando reciban el precio que piden. Propaganda y dinero. El gobierno no dará el brazo a torcer con el Acuerdo Humanitario. Y el público no querrá que las guerrillas ganen puntos, aunque tampoco dejen de existir. Mientras el gobierno esté plantado en la raya, en el ambiente flota la sensación de que la guerra se está ganando, sin necesidad de entrar en datalles. Con la sensación basta, es lo que pide la mayoría para irse a la cama tranquila.

Como tantos que conocen de cerca la tragedia del secuestro, sé que todo esto es infame. El plagio, la negociación y la negación del Acuerdo Humanitario. Y sé que quienes caen en la red de este juego político, caen en desgracia para siempre y arrastran a sus seres queridos a ese infierno. Ni los guerilleros tienen piedad, ni el gobierno caridad, ni la sociedad solidaridad.

Soy de los que están por fuera de ese círculo. Abomino el secuestro y señalo a los secuestradores con indignación y desprecio. Pero señalo también al gobierno y a los fanáticos que lo apoyan desde la galería para perpetuar los sufrimientos de familias colombianas ensombrecidas por la crueldad. Es bueno que lo sepan, negarse al Acuerdo Humanitario, es prolongar el dolor.