Nuestra posición frente al Presupuesto 2019

Constancia

Presupuesto General de la Nación 2019

Martes 18 de septiembre de 2018

Los mejores discursos en defensa del honor del Congreso y de los congresistas ante acusaciones de corrupción, los han pronunciado reconocidos oradores que están en la cárcel por corruptos. Hábiles en el trámite y diligenciamiento de las leyes, sobre todo de las leyes de presupuesto, hábiles en la manipulación y elocuentes en la palabra.

Los tiempos han cambiado, señoras y señores congresistas. Sobre todo la sociedad ha cambiado. La consulta anticorrupción de hace pocos días lo prueba. La ciudadanía ya no está dispuesta a tragar entero. Está indignada con la corrupción.

Vinimos a esta legislatura a interpretar ese nuevo país hastiado de componendas, no tanto a perseguir ladrones del erario, como a cambiar la forma de hacer las cosas para evitar el saqueo y el despilfarro.

Senadores y representantes de las comisiones económicas, ustedes saben que es en la distribución y el manejo del presupuesto público donde se gesta el robo. Llegamos a estas comisiones con el ánimo de contribuir a cambiar las costumbres parlamentarias con el fin de superar el lastre del pasado, pero no lo estamos consiguiendo.

La etapa preliminar de trabajo de los ponentes y coordinadores, al lado del Ministro de Hacienda, ha discurrido en total desorden. Cuadros van, cuadros vienen, cambiantes, incompletos, que aparecen a última hora con infinidad de cifras que se proyectan en pantallas, sin que se den a conocer con oportunidad para analizar sus contenidos, ni la magnitud ni el significado de los cambios que proponen.

El recinto al que llevan a los congresistas a este trabajo de largas horas en el edificio del Ministerio de Hacienda es incómodo e inapropiado. A los asesores de los congresistas no les permiten ingresar. Los tiempos para las intervenciones, no obstante la complejidad de los temas, son angustiosos.

En fin, la escena en la que se desarrolla la etapa de estudio y formación del presupuesto es confusa, desordenada, absurda y por lo mismo no se compadece con la enorme responsabilidad que tenemos de definir sobre el origen y destino de los recursos del Estado.

Todos sabemos que es en ambientes como estos, confusos, sin transparencia, sin información, sin posibilidad de estudio y análisis, sin debate, donde pelecha con facilidad la corrupción. Venimos de largos años de “mermelada” en el Congreso colombiano y de desangre de las arcas públicas, y de escándalos. No parece que las cosas se quieran cambiar. A lo largo de estos años se han hecho así y tal parece que se quieran seguir haciendo así.

Pero seguimos oyendo discursos grandilocuentes sobre el honor de los congresistas y del Congreso, aunque no haya cambiado la manera de proceder. Así se gestaron el mal manejo de las finanzas públicas y la corrupción a lo largo de los últimos tiempos y declaramos que no hemos tenido éxito en estas semanas en modificar los procedimientos que conducen a los mismos errores. No hay transparencia, ni información, ni debate, ni condiciones para el análisis de los datos.

Insistimos a los congresistas en esta sesión de comisiones económicas conjuntas, que si queremos cambiar, hagamos las cosas distinto desde ahora. De no ser así, es inevitable recaer en los conocidos escándalos de tantos años. La tarea del Congreso en el trámite del presupuesto de la Nación debe ser crítica con las deficiencias del gobierno, exigente en cuanto a la claridad y autocrítica cuando se aceptan formas de trabajo que desconocen la dignidad y la soberanía del Congreso. Sobre todo, que desconoce la altísima responsabilidad que tenemos de defender el patrimonio de los colombianos.

Consideraciones frente al trámite

Con base en lo anterior, frente al trámite del proyecto de ley de presupuesto general de la nación que se ha adelantado hasta hoy en las comisiones 3as y 4as de Senado y Cámara nos permitimos hacer las siguientes consideraciones:

  1. Nos manifestamos, nuevamente, en contra de que las reuniones de estudio del presupuesto se realicen en el Ministerio de Hacienda y no acá, en el Capitolio, como corresponde a la soberanía del Congreso y al principio de transparencia.

  1. En el trámite del presupuesto surtido hasta ahora queda claro que el país no debe esperar ningún cambio en las situaciones estructurales de la sociedad y de la economía, que son determinantes del atraso, la inequidad y la consecuente violencia que prevalecen en Colombia. De hecho, las inversiones en medio ambiente y cultura y deportes – dos sectores claves para el futuro del país – disminuyen con relación al año anterior, y sus montos son ridículos. Lo mismo que los montos en ciencia y tecnología, la inversión en educación pública y en emprendimiento. En cambio, se pretende redoblar el gasto en defensa como muestra inequívoca del talante del partido de gobierno.

  1. Reiteramos que en estas condiciones es imposible transformar la sociedad, como es nuestro propósito y nuestra convicción, y se devela la impotencia y falta de compromiso del gobierno del presidente Duque y de su partido Centro Democrático, que acudió a la promesa del cambio sin convicción y como simple estrategia electoral para hacerse al control de la nómina.

  1. Nos oponemos de lleno a la pretensión del gobierno de que el Congreso le entregue facultades extraordinarias al gobierno para reestructurar la organización del Estado. A nuestro juicio, cualquier reforma de esta naturaleza tiene que pasar por el Congreso.

  1. Demandamos al gobierno que presente su proyecto de presupuesto detallado para que el Congreso se pronuncie sobre su contenido integral. Para que la discusión del presupuesto se haga de manera equilibrada e informada, es necesario que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Departamento Nacional de Planeación  y la DIAN compartan con el Congreso de forma oportuna toda la información necesaria –actualizada y desagregada-, incluyendo los supuestos y los criterios empleados para cuantificar las asignaciones y medidas propuestas.

  2. Consideramos irresponsable que, después de casi un mes de discusiones, el gobierno presente cambios  -con información parcial- al proyecto de presupuesto, faltando una semana para que se vote en comisiones conjuntas, dificultando aún más la toma de decisiones informada.     

Consideraciones frente al contenido

Frente al contenido del presupuesto general de la nación presentado hasta la fecha por el gobierno nacional, nos permitimos dar por sentadas las siguientes posiciones:

  1. Referente a la lista de egresos “faltantes” propuesta por el gobierno, nos oponemos al incremento del gasto en defensa por más de 5.5 billones, que incluye el rubro sin explicación de “Sentencias ejecutoriadas” por 2.844 billones.

  1. Igual nos oponemos a que a la débil partida presupuestal de Ciencia y Tecnología (0.03% del PIB) se le sustraiga de la partida de investigación en salud la suma de 50 mil millones para entregarlos a Col futuro, institución promovida por empresarios del sector financiero de reconocida solvencia.

  1. Igual somos contrarios a la partida adicional de 755 mil millones solicitada para el Icetex, en cuanto la entidad continúe funcionando como un banco comercial.

  1. En cambio, nos sumamos al clamor para que se aumenten las partidas de las universidades públicas al menos en 500 mil millones.

  1. Así mismo, pedimos que se restituyan las partidas que fueron excluidas del proyecto del presupuesto, correspondientes al programa de sustitución de cultivos ilícitos, no obstante existir acuerdos del Estado con más de 96 mil familias campesinas y de haber tenido este rubro 500 mil millones de presupuesto en el presente año.

  1. Si bien saludamos el aumento en el presupuesto de inversión, no conocemos ni el detalle ni los criterios con los que se hizo esta reasignación. En particular, no sabemos de qué manera se espera disminuir el pago de la deuda en más de 12 billones de pesos. Tampoco conocemos la reasignación del gasto al interior de cada sector.

  2. En particular, no sabemos si los recursos adicionales dirigidos a los sectores agropecuarios y de medio ambiente permitirán compensar la reducción en un 50% a la Agencia Nacional de Tierras y la reducción en un 15% a los Parques Nacionales.  La persistente reducción al sector ambiental -uno de los pocos que, junto con recreación y deporte, sigue teniendo un presupuesto inferior al de este año- es particularmente alarmante teniendo en cuenta que, con el ingreso de Colombia a la OCDE, este sector dejará de recibir importantes recursos por parte de la cooperación internacional, los cuales ayudaban a compensar la ya escasa financiación del Estado en esta materia.

  3. Insistimos que los emprendedores tienen un papel fundamental en el desarrollo de la Economía Colombiana, en la urgencia de generar empleo de calidad e impulsar el crecimiento del presupuesto nacional. En la campaña presidencial el candidato Duque ofreció priorizar el apoyo al emprendimiento en el marco de la economía naranja, sin embargo esta promesa no encuentra cumplimiento en el proyecto de presupuesto del gobierno.

  1. En cuanto a la posibilidad de que se tramite el proyecto de ley de financiamiento del presupuesto con el fin de solucionar el desbalance del presupuesto 2019, aclaramos a la opinión pública que dicha ley tendría el alcance de una reforma tributaria y que para su trámite la trataremos como tal.

  2. Finalmente, reiteramos la importancia de aprobar iniciativas como las propuestas en la consulta anticorrupción que permitan volver el proceso de elaboración del presupuesto, más transparente y participativo.    

IVÁN MARULANDA GÓMEZ      Senador de la República

CATALINA ORTÍZ LALINDE      Representante a la Cámara

JUAN LUIS CASTRO CÓRDOBA       Senador de la República

KATHERINE MIRANDA      Representante a la Cámara

GUSTAVO BOLÍVAR      Senador de la República

AÍDA AVELLA      Senadora de la República

JHON JAIRO CÁRDENAS      Representante a la Cámara

DAVID RACERO      Representante a la Cámara