La ruta del cambio empezó a recorrer Colombia

Para llegar al Senado es necesario conocer a todos los colombianos, mirarlos a los ojos y escucharlos para comprender sus necesidades y trabajar junto a ellos. Más que mostrar nuestra campaña, queremos compartir con ellos y propiciar un diálogo que se fundamente en la confianza. En este 2018 empezamos el año renovados, recorriendo el país, con la idea de que se puede tener una mejor nación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La semana pasada estuvimos en el Valle del Cauca, departamento que nos recibió con los brazos abiertos. Allí compartimos junto con Catalina Ortiz, candidata a la cámara por la Alianza Verde, en un encuentro con jóvenes. Ellos nos demostraron que hay ganas y energías de cambiar la política colombiana y que la apatía y el desinterés no son una opción.

También tuvimos una reunión con la comunidad en el parque de La Factoría, en Palmira. Allí se reunió una gran cantidad de personas de todas los sectores sociales interesadas en escuchar y conocer lo que queremos lograr en el Senado: dejarles a las nuevas generaciones el futuro que soñé para mí con educación, ciencia, cultura, innovación y emprendimiento transformarán la vida de los colombianos.

Algunos medios de comunicación nos abrieron un espacio para dialogar y divulgar las políticas y propuestas de cambio que queremos llevar a la clase política de Colombia. En Buga, con la emisora Voces de Occidente, conté la idea que ha sido el motor de esta campaña: soy consciente de que las decisiones más importantes de la sociedad se toman en el territorio político. Llegar al congreso significa aportar y defender la transformación, para saldar la deuda histórica que la política tiene con este país.

En Buga los jóvenes también se manifestaron e hicieron presencia. Ellos son conscientes que hay que involucrarse en la política para cambiar lo que no nos gusta y potenciar lo mejor para este país.

La próxima parada fueron los llanos. En esta región visitamos Casanare. Conversamos con algunos líderes para entender las problemáticas y necesidades puntuales de los llaneros.

Luego fuimos a la localidad de Kennedy en Bogotá. Junto al senador Antonio Navarro Wolf y el líder cívico Hernán Rocancio, estuvimos recorriendo el sector y dialogando con la gente.

Un maravilloso encuentro en el que aproveché también para hacer un alto en el camino y visitar en Soacha el monumento a Luis Carlos Galán, mi amigo y compañero de tantas luchas. Su legado es una de las cosas que más me motiva a continuar en esta carrera política.

El recorrido continúo en Pereira, Risaralda, donde la caravana del cambio fue encabezada por Sergio Fajardo. Pude sentir algo tremendamente positivo. Los empresarios de la ciudad saben que los corruptos son los que se llevan las oportunidades del país, por eso se reunieron con nosotros para crear juntos propuestas para el cambio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En estos días hemos recibido el apoyo de mucha gente que está convencida de que llegó la hora de renovar el Senado.

Un recorrido por el país que nos llena de energía y motivación a todas las personas que conforman el equipo de campaña con el que queremos llegar al Senado. Somos conscientes de que el camino es largo y es necesario visitar más regiones. El objetivo es descentralizar el poder y darle vida a los territorios alejados de Bogotá. Así también se construye la paz que Colombia tanto necesita.