Notas desde el desierto

septiembre 11, 2009 en Blog, En qué anda Marulanda

Viajo a Riohacha, vengo de Valledupar. Amaneci en Villanueva (Guajira) en donde estuve desde la tarde del domingo, reunido con esta gente humilde, digna y batalladora, que en Colombia llamamos “el pueblo”. Pasamos por Munguí, 38 grados en la sombra.

Cesar queda atrás, un departamento de regalías enormes.. carbón.. pero de sus 25 municipios sólo la capital tiene agua potable y eso que aún le quedan barrios populosos sin agua.

Los casos de la provincia son aberrantes: La Jagua de Ibirico tiene alrededor de 30.000 habitantes y recibe en regalías cada año cerca de 40 mil millones !no tiene agua potable! Claro, al preguntar cuántos alcaldes están en la cárcel y cuántos huyen de la justicia, me dicen que !todos! pueden estar en estas categorías.

!LOS PARTIDOS POLITICOS! son la clave del atraso de este país. Son casas matrices que entregan franquicias (avales) a políticos para que saqueen las tesorerías públicas. No hay ideas, cero programas, cero compromisos con la comunidad, cero obras.. !nada!.. Saqueo..

Tienen un sistema de pago recíproco de favores: el Concejal le pone votos al Diputado, los dos al Representante a la Cámara, los tres al Senador y los cuatro al Presidente.. Y en la cadena de la felicidad se ven Alcaldes y Gobernadores..

Qué observé en Villanueva, Guajira: pobreza. Y dos obras terminadas pero huecas, sin funcionar, que por lo mismo se deterioran día a día: un precioso edificio para la biblioteca, inmenso, listo, pero sin libros y cerrado. Lo regaló la Embajada de Japón, está terminado hace dos años. Parece una tumba grande, sin uso. Igual el edificio del mercado. Podría ser las ultima morada de Tutankamon: cerrado con llave, sin estrenar. Hace cerca de tres años lleva así. Se deteriora con el paso del tiempo, sin uso ni mantenimiento.

Guajira lo mismo que Cesar. Alrededor de 400 mil millones de regalías al año !ni un solo municipio con agua potable! En Riohacha, por ejemplo, el agua sucia llega por horas y te lavas con tutuma.

Comentario: Los que venden el voto, tanto como los que lo compran, son responsables de la tragedia de la miseria colombiana.