Carta de Edmundo López a Iván Marulanda

septiembre 26, 2009 en Blog

Querido Iván:

Hace algún tiempo me declaré disidente. No he venido acompañando a la DNL en sus decisiones políticas e incluso consideré que los precandidatos liberales a la Presidencia estaban siendo objeto de una sesgada estrategia para que se escogiera al doctor Rafael Pardo.

Los hechos me han dado la razón.

En el Meridiano de Córdoba ( ver edición de hoy 26 de septiembre, pag. 3C ), aparece un Aviso de PLC, en el cual se reproduce el tarjetón con los nombres y retratos de los candidatos, pero se marca con X la casilla correspondiente al doctor Rafael Pardo. Es decir, éste aparece como el precandidato que apoya la DNL y el Directorio Liberal de Córdoba.

Deploro que eso el proceso de la consulta liberal – tan defendido por nosotros en la Constituyente de 2000 -, se haya convertido ésta vez en una farsa.

Los otros seis precandidatos, entre los cuales te encuentras, han sido víctimas de un procedimiento mañoso, cubierto con apariencias democráticas.

Por otra parte, quienes estábamos dispuesto a expresar nuestra protesta, no lo podremos hacer porque el PLC no incluyó en el tarjetón, con la complicidad de las autoridades electorales, el recuadro correspondiente para que el ciudadano pueda hacer trascender su voluntad política de votar en blanco.

Contrasta este hecho con el tarjetón del PDA, en el cual si se incorporó la casilla o recuadro del Voto en Blanco. Es decir, en este partido si se da cabida al disentimiento; al derecho que tiene todo ciudadano de votar y decidir de acuerdo con su conciencia.

Por otra parte, hice pública mi expresión de repudio a la actitud asumida por la señora presidenta del Directorio, señora Arleth Casado, quien olvidó tempranamente que el más importante dirigente nacional que asumió una posición de sincera solidaridad con su esposo Juan Manuel López, fue Iván Marulanda Gómez, hecho que me consta y que yo no podía pasar inadvertido en momentos como éste.

Dediqué ayer en el radio periódico que dirijo un buen espacio para dar cuenta de ese gesto de intolerable ingratitud.

Ya habrá tiempo para restablecer el diálogo y para que personalmente conozcas mis puntos de vista sobre la situación política.

Un dirigente con tan altos valores morales y políticos como los que te acompañan, no podrá sentirse derrotado en un proceso que no ha sido limpio.

Acaso faltaba esta experiencia para aproximarte a la dolorosa realidad que sufre el PLC desde cuando cayó en manos de su actual Director.

Con un sincero saludo,

Edmundo López Gómez