El régimen es un fracaso.

Agosto 1, 2009 en Blog, La Tarde

El régimen que dirige a la nación es un fracaso.

Un fracaso económico y social, lo dicen el desempleo y la pobreza crecientes. Tres millones de desocupados y cerca de cuatro millones de desplazados. La caída de la producción y las exportaciones. El bajonazo de las ventas en los almacenes. La destrucción del comercio con Venezuela y Ecuador, dos de los tres principales mercados externos de Colombia.

El régimen es un fracaso en el combate contra el terrorismo, lo dicen las bombas guerrilleras que dejaron sin agua potable a Villavicencio y sin electricidad a regiones enteras del país. Los carros bombas de Bogotá, Cali y Neiva. La “limpieza social” y las matanzas de los paramilitares en el Valle y La Guajira. Las emboscadas al Ejército en Guaviare y a la Policía en Sucre y Antioquia. Los ataques a Corinto, Ipiales y Dagua.

El actual régimen fracasa porque la corrupción no sólo es más profunda y extensa. Lo peor, anestesia al país. A pocos parece importarles que decenas de congresistas gobiernistas estén presos o procesados por la justicia por ser fichas del paramilitarismo genocida y narcotraficante.

A pocos parece importarles que la primera reelección presidencial se haya logrado comprando conciencias de congresistas ya condenados por la Corte Suprema por el delito de cohecho, que también incrimina a ministros de Estado, y que la segunda se esté intentando mediante atropellos a la Constitución y a las leyes electorales.

A pocos parece importarles que miles de jóvenes inocentes hayan sido asesinados por miembros de la fuerza pública en los “falsos positivos”.

A pocos parece importarles el espionaje ilegal descubierto en el DAS, la agencia de seguridad a cargo del Presidente de la República, del que fueron víctimas Magistrados de las Altas Cortes, miembros de la oposición, periodistas, intelectuales y otros ciudadanos de bien. Estos espionajes son propios de regímenes totalitarios, como el estalinista, el nazista y el franquista.